Consejos para el cuidado de manos y pies

A continuación te presentamos una serie de consejos probados para el cuidado de manos y pies, que dejaran tu piel suave y tersa:

  • Adopta una loción específica, de preferencia con protector solar para las manos. Llévala en el bolso o en el trabajo. Aplica el producto varias veces al día, ya que las manos se secan al quedar expuestas al frío y al agua.
  • Siempre que sea posible, lávate las manos con algún jabón rico en sustancias hidratantes y grasas.
  • A la hora de usar detergentes u otros productos químicos, colócate guantes de goma.
  • Cremas a base de urea, siliconas, ácido glicólico, aceites de nueces, castañas, semillas de uva y macadamia son excelentes protectoras para las manos.
  • Para las manos ásperas, batir en la licuadora dos cucharadas (sopa) de semillas de papaya con dos cucharas (sopa) de aceite de oliva. Colocar en las manos y extender con un masaje, lavando a continuación.
  • Lavar y secar muy bien los pies después del baño para evitar el surgimiento de líneas y resequedades, aplicando talco anti-séptico para absorber el sudor.
  • Nunca te quedes descalza en los baños públicos. Toma los baños con sandalias de goma.
  • Evite el uso de zapatos apretados, lo mejor es usar zapatos de cuero o gamuza, y que sean flexibles y cómodos.
  • Usa crema hidratante propia para los pies todos los días, así como en las áreas con mayor callosidad.
  • Si la piel está muy seca, utiliza bastante hidratante y duerme con calcetines.
  • Deja las uñas sin esmalte al menos una vez por semana para evitar el ataque de los hongos.
  • Para las caminatas largas y el cansancio en los pies, puedes hacer un masaje con aceite o crema conveniente y acuéstate con los pies más elevados, apoyados sobre una almohada o cojín.
  • Busca andar descalza siempre que sea posible. Este procedimiento relaja y fortalece la musculatura de los pies. Además de que es un excelente método de relajación.

Mascarilla exfoliante para las manos, con miel y el azúcar, que deja la piel más suave:

Ingredientes:

2 cucharadas (de café) de miel

1 cuchara (té) de azúcar

Modo de preparación: Mezclar el azúcar y la miel y hacer un masaje durante cinco minutos en el dorso, en la palma de las manos y a lo largo de los dedos. Después, enjuaga cuidadosamente. Repita el procedimiento una vez por semana.

También te puede interesar: Secretos para mantener el rostro hermoso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *